La fascista

Los rojos quemaron muchas iglesias, se atrevía a reprocharme la fascista. La misma que un día espetó a mi madre con ese desaire, ese desprecio del que hacen gala las fascistas: Tú eres una atea. Y una roja también, de esas que no conseguisteis eliminar, fascista.

…Actué con toda energía contra los marxistas como se demuestra por el hecho de que en los primeros días de mayo del año mil novecientos treinta y seis disolví a tiros a una multitud que daba mueras a la Guardia Civil causándole más de treinta bajas. Francisco Cuevas Rodríguez, sargento de la Guardia Civil.

La brutal actitud del guardia civil provocaría una airada contestación popular que, como solía ocurrir, terminó dirigiéndose hacia la iglesia, símbolo por esencia del poder de la derecha, y hacia la quema de imágenes. Violencia roja y azul. El triunfo del golpe militar: el terror en la zona ocupada. José María García Márquez, p.109.

Más de treinta muertes… Quema de imágenes… Cuantísima maldad desprendían las hordas marxistas. Cuantísima.

Imagen

La única iglesia que ilumina es la que arde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s