Siguiendo la saga de la genealogía feminista

Ayer estuve en la presentación del libro “Mujeres bajo sospecha” y el documental “Memoria y sexualidad de las mujeres bajo el franquismo” en COGAM, con Raquel Osborne y Cecilia Montagut. En el documental aparecía Pura Sánchez, autora de Individuas de dudosa moral. Explicaba la foto que ilustra la portada de su libro. Son cuatro mujeres de un pueblo de Toledo. Todas, salvo la segunda por la izquierda, rondan los cuarenta. La joven, de 16 años, cometió el terrible delito de ennoviarse con un rojo. Por eso la pelaron. La mujer de la derecha no logró superar el rapado. No salía de casa. Pidió que la enterrasen con su trenza. Trenza de mujer. Símbolo de la feminidad.

¿Por qué, tras raparlas, las fotografiaron? Sencillo, argumenta Pura: para colgar la foto en el estanco del pueblo. Para que siempre estuviera visible su deshonra, aun cuando ya les hubiese crecido el pelo de nuevo. Por rojas, por individuas de dudosa moral pública y privada, por ateas. Para que aprendiesen una lección que dura hasta nuestros días…

Imagen

Sigo la saga de la genealogía feminista, claro que sí Raquel, como no podía ser de otra manera. Un abrazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s